Cómo dominar tus enfados en pareja

Los enfados son habituales en el seno de la pareja puesto que los roces, siempre se producen ahí donde hay cercanía, proximidad y confianza. Por ello, conviene tener en cuenta que el orgullo es lo menos importante a la hora de afrontar un conflicto puesto que en una discusión no existen vencedores ni vencidos sino que una discusión debe de servir para llegar a puntos de encuentro.

En una discusión debes evitar recrearte en los puntos negativos del otro, en aquello que no te guste o te moleste puesto que debes ser objetiva y asumir que tu pareja también acepta tus defectos. Es mejor observar las virtudes de la pareja para mitigar la sensación de decepción que surge en ciertos momentos incluso a nivel inconsciente.

Por otra parte, en una discusión es mejor utilizar la asertividad y evitar en exceso los reproches que pueden desviar la atención del mensaje principal. A veces, los reproches muestran una actitud de niño pequeño. Por ello, intenta orientar una discusión de una forma creativa y abierta. Especialmente, intenta crear también el ambiente adecuado, por ejemplo, en una comida de fin de semana donde hay más tiempo para hablar de una forma pausada lejos del estrés de la oficina.

Algunas personas sienten mucho estrés a la hora de afrontar un conflicto y también pueden sentir miedo. Sin embargo, un conflicto no siempre es negativo, simplemente, es una oportunidad de crecimiento de cualquier pareja que quiere tener un proyecto de futuro en común.

Controla tu ira y aprende a pensar antes de hablar. Piensa si aquello que quieres decir es constructivo o negativo.