Disfunciones sexuales

Saber reconocerla será el primer paso para poder tratarla, algunos términos como “frigidez e Impotencia”, ya no se usan en sexología, estos problema son temas aislados, deben tratarse e investigar el origen para poder determinar en qué fase de la respuesta sexual se encuentran y cuáles son las causantes.

Una disminución es la interrupción del flujo de energía que normalmente cuenta con un inicio, un crecimiento, un desarrollo y un final, como todo ciclo la respuesta sexual cuenta con diversas fases, el estímulo, deseo, carga, excitación, la descarga, el orgasmo y a recuperación, la solución y el bienestar.

Este proceso suelo tener un desarrollo más fluído pero a veces la energía se acorta en algunas de esta fase entonces se puede hablar de una disfunción.

Clasificación según si origen y momento de aparición:

Orgánica, problemas en el funcionamiento corporal de origen hormonal, ya sea por una ingestión de sustancias (medicamentos, alcohol, drogas, etc), agentes infecciosos, enfermedades gento-urinarias, irritaciones o por enfermedades crónicas.

Psicológicas, por creencias limitadas, algunos temas que tienen que ver con la educación recibida, por ansiedad o por algunas situaciones traumáticas.

Relacional, la dificultad cuenta su origen en la manera de relacionarse con la pareja, algunos problemas de comunicación con su pareja, los conflictos que no están resueltos o por emociones reprimidas.

Por otro lado debe saberse que si el problema tuvo lugar siempre, disfunción primaria o empiezan a pasar luego de un tiempo o por un evento específico, disfunción secundaria.

Las disfunciones pueden ocurrir en cualquier momento de la vida, es si es un hecho que está aislado es posible que no cuente con mayores consecuencias, pero cuando empiezan a hacerse más crónicas puede producir problemas de relación, malestar psicológico o emocional.

Es conveniente hacer una consulta al médico para que te ayude a encauzar el flujo de la energía.