Edulcorantes, sabor dulce sin grasas

La principal fuente de alimentación para carbohidratos son alimentos como el arroz y las legumbres, la pasta, la tortilla el pan, o los cereales. Todos estos proporcionan la energía necesaria que, para alguien que haga ejercicio, será todavía más importante para alcanzar su máximo rendimiento.

Igualmente, otro tipo de alimentos como el azúcar, la miel o las compotas, pueden aportar también una gran cantidad de carbohidratos, pero hay que tener un límite para estos últimos debido a que se puede descompensar el aporte calórico a la dieta con un exceso de materia grasa. Es decir, que los alimentos como postres, refrescos o dulces no son los más indicados para buscar la energía que necesitamos, a riesgo de consumir más energía de la que queremos. Así, subiría nuestro peso en materia grasa, y bajaríamos notablemente nuestro rendimiento deportivo.

Si buscamos un sabor dulce, es más recomendable el uso de edulcorantes bajos en calorías, tanto para bebidas como para comidas. Cierto es que hay mucha polémica en cuanto a la salubridad del producto pero también es verdad que algunos edulcorantes están perfectamente cualificados y reglados por asociaciones médicas competentes.

Por ejemplo, el Aspártame, esta formado a base de dos aminoácidos que existen el muchos tipos de alimentos que se consumen habitualmente y que, por tanto, no provocan daño alguno a la salud.

Este edulcorante concretamente tiene un poder doscientas veces mayor de endulzar que el azúcar, de manera que se utiliza una cantidad mucho más pequeña que de azúcar y las calorías disminuyen en picado. Esto proporciona una sensación muy dulce sin tener que sumar las grasas adicionales.

Para los diabéticos es una excelente opción y a pesar de haberse cuestionado en niños, en casos de obesidad infantil, se ha aconsejado como alternativa para poder bajar hasta el peso adecuado.