La aromaterapia

Los olores pueden reducir las palpitaciones que causan tener miedo, los aceites esenciales que se extraen de las hojas, las raíces, las flores o las semillas y que luego se destilan al vapor, son la base fundamental de la aromaterapia, los que se inhalan o los que son absorbidos por la piel penetran en el organismo y equilibra el mismo, trabaja la mente, los sentidos y desencadenan una enorme cantidad de reacciones físicas y emocionales.

El tratamiento es muy simple y no cuenta con riesgos aparentes, para poder recuperarte de las tensiones diarias, la ansiedad, el estrés y la fatiga, dejando a un lado las preocupaciones, la aromaterapia te brinda una variedad inmensa de esencias revitalizantes, sedantes y purificadoras.

Cualquier medio es útil para disfrutar de estos beneficios de los aceites esenciales, utilizarlos en masajes, ambientadores, para perfumar un pañuelo, en inciensos, para aromatizar el agua del baño, etc.

La ansiedad, clavo, colabora en la paz interior, la bergamota, da tranquilidad y armonía, la menta, calma los nervios y tranquiliza la mente.

En las crisis, el árbol de té, estimula y despeja la mente, el incienso relaja y anima la respiración profunda, el sándalo, ayuda a desvanecer la angustia.

Decaimiento, el romero, alivia la apatía, y revitaliza, el eucaliptus, estimula los sentidos y despeja la mente.

La melancolía, el jazmín, levanta el ánimo, combate la depresión, y cuenta con efectos afrodisiacos, canela, suaviza la tristeza y despeja la mente.

La inestabilidad, el geranio, ayuda a equilibrar la emociones, elimina la depresión, lavanda, renueva la energía, calma la inquietud, naranja, estimula los sentidos, favorece la comunicación.