Los niños y el miedo a la oscuridad

Es muy común que los niños tengan miedo a la oscuridad, es uno de los temores más normales entre los más chicos, y se debe a varios motivos, ya que en vedad, no hay una causa en particular.

Sucede especialmente en los niños de entre 3 y 8 años, y se debe sobre todo, al miedo a su propio desarrollo infantil, y el miedo nace a partir de que el niño escucha un cuento o ve una película, o simplemente con ver una imagen o escuchar una canción.

A la hora de ir a dormir, es normal que este miedo aparezca, ya que se termina el día y llega la noche, entonces es muy posible que el niño pida para dormir con la luz prendida, de manera de sentir que el día continúa. Se debe entender que el miedo a la oscuridad se relaciona con algo negativo, como la soledad, el desamparo, o monstruos y fantasmas que pueden estar en el cuarto para los niños, así como el momento en que se terminó la diversión, y el niño se siente impotente y por eso se vuelve inquieto.

Para ayudar al niño, es importante que a la hora de ir a dormir, los padres se queden un rato con ellos, le cuenten cuentos alegres y divertidos, de manera de relajar la situación y de que el niño se sienta más tranquilo y acompañado. Además, otra ayuda es regalarle un muñeco para que duerma con él, así se sentirá más seguro, y también dejar la puerta del dormitorio abierta y alguna luz pequeña encendida.

Día a día, se pueden probar nuevas maneras de calmar al niño a la hora de ir a la cama, y de a poco él se irá acostumbrando, hasta lograr dormir con la luz apagada sin angustiarse.