¿Por qué se almacenan más azucares y grasas durante el embarazo?

Durante el embarazo, el organismo de una mujer adopta un metabolismo diferente. Por ello, algunas mujeres embarazadas comienzan a tener la tendencia de “almacenar” aquello que hubieran eliminado en circunstancias normales.

Esto sucede porque la regulación del azúcar durante el embarazo es diferente. En una mujer embarazada, la tasa de azúcar aumenta con más rapidez y su organismo reacciona fabricando más insulina.

Desde luego, esto sucede para que la madre pueda asegurar sus reservas a la hora de la lactancia.

Por ello, debemos tener cuidado con lo que comemos durante el embarazo. Estar embarazadas no significa darnos todos los gustos y comer lo que se nos antoje. Ello no es sano para nuestro cuerpo y por tanto, no es sano para el bebé.