¿Qué es la rosácea?

PIN ¿Qué es la rosácea?

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta al doble de mujeres que de hombres. Las personas de piel clara son más propensas a ello y la genética juega un papel importante. Puede llegar a ser extremadamente embarazoso y llevar a una gran caída de la autoestima cuando los síntomas de la rosácea se hacen muy evidentes. Hasta la fecha no existen curas milagrosas para la rosácea, pero cada vez se comprende mejor su funcionamiento y los factores que desencadenan los brotes de rosácea, lo que permite un mejor control y prevención de los episodios.

Antes de examinar las diferentes etapas de la rosácea, es esencial disipar los viejos mitos de que sólo los alcohólicos sufren de rosácea o que ésta es causada por la falta de higiene. La piel alberga una compleja flora cutánea donde viven microorganismos beneficiosos y no beneficiosos. Una rutina de cuidado de la piel no adaptada puede desequilibrar esta buena flora de la piel y promover el desarrollo de organismos no deseados en la piel. Por lo tanto, no está relacionado de ninguna manera con la falta de higiene, pero un mal cuidado de la piel puede promover episodios de rosácea. El consumo de alcohol puede desencadenar episodios de rosácea, pero esto no está relacionado con el consumo excesivo de alcohol.

Inicialmente, la rosácea se caracteriza por “ruborizaciones” o períodos de vasodilatación de los capilares y una sensación de calor principalmente en las mejillas y la nariz. Los factores que más probablemente desencadenan un episodio de rosácea son:

  • La exposición al sol
  • Alcohol
  • Condiciones climáticas
  • Estrés
  • Cafeína
  • Especias

A medida que los capilares se dilatan, pueden eventualmente permanecer dilatados y entonces aparece lo que se llama teliangiectasia (pequeñas venas aparentes en la superficie de la piel que parecen pequeños caminos). Por lo tanto, el enrojecimiento puede ser permanente. Es posible mantenerse en esta etapa de la rosácea teniendo cuidado de protegerse adecuadamente del sol, reduciendo el consumo de productos que promueven la aparición de enrojecimiento y teniendo una rutina de cuidado de la piel adaptada. Los tratamientos con láser están indicados para borrar la telangiectasia.

En la segunda etapa se observará la aparición de pápulas y pastillas (granos) sobre un fondo de enrojecimiento difuso. A menudo se produce una sobreproducción de sebo, lo que favorece el desarrollo de un ácaro llamado Demodex Folliculorum. Una vez más, su médico o dermatólogo puede recomendar tratamientos orales y/o tópicos para combatir el ácaro y la inflamación. No utilice productos para el acné ya que no están diseñados para la rosácea.

Entonces, si la rosácea continúa progresando, verá un engrosamiento de la piel que se vuelve rugosa. La nariz se ve afectada con mayor frecuencia en esta etapa y a veces la frente o la barbilla.

A continuación, puede producirse rosácea en los ojos, lo que provoca enrojecimiento, hormigueo, picor y sequedad del ojo, lo que debe ser controlado ya que puede afectar a la visión.

Lo importante es recordar que cualquiera que sea la etapa de la rosácea, cuanto antes se trate, más satisfactorios y estables serán los resultados. Su especialista de Salus Medical Clinic le guiará hacia los mejores cuidados en cabina y en casa para prevenir y controlar su rosácea.