¿Rinoplastia abierta o cerrada?

Cuando se va a realizar una rinoplastia, existen 2 formas de abordar la nariz: mediante la técnica abierta o la cerrada. La abierta requiere realizar una incisión en la base, además de las endonasales. La cerrada solo requiere incisiones endonsales.

Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. La elección de una u otra va a depender  de los defectos anatómicos que se presenten y de la experiencia del cirujano.

Los cirujanos plásticos habitualmente prefieren el abordaje abierto, ya que nos permite realizar con más precisión las modificaciones necesarias en la nariz.

Sin embargo, encontramos más apropiada la rinoplastia cerrada cuando solo hay que modificar una deformidad del caballete o pequeñas modificaciones de la punta.

El postoperatorio en ambas es similar, debiendo llevar la férula dorsal durante 1 semana. El grado de inflamación y equimosis palpebral también es parecido. La cicatriz en el abordaje abierto pasa inadvertida desde las primeras semanas.

El tiempo quirúrgico puede ser más prolongado en la rinoplastia abierta, ya que tanto el abordaje como el cierre retrasan la intervención.