Toxina botulínica en 2002

El botox

¿Es peligrosa la toxina botulínica para eliminar las arrugas? Es la pregunta que se realizaban en 2002 en un comunicado de la Agencia del Medicamento, que «recordaba» a las Consejerías de Salud la ilegalidad de su uso como tratamiento estético, disparaba la alarma. Y es que, a pesar de que no está regulado, esta toxina lleva cuatro años aplicándose para suavizar las líneas de expresión. Los especialistas aseguran que no supone ningún peligro y que ya se ha autorizado en once países.

Continuar leyendo “Toxina botulínica en 2002”